Bioenergética para MujEres

Estándar

camino_mujeres

La bioenergética es un camino para alcanzar la armonía y lo que A. Lowen llamaba en sus últimos ensayos el Estado de Gracia, que es la concordancia entre el cuerpo, la mente y las emociones.

En su concepción cuerpo y mente son lo mismo, una unidad funcional. En la actitud corporal y en la disposición muscular inconsciente del cuerpo está plasmado el carácter de una persona.

Cuerpo y mente se influencian mutuamente, pero es la dimensión energética del organismo lo que va a definir la cualidad de esta influencia mútua. El nivel de energía del organismo y la fluidez de ésta por el cuerpo es lo que determinará las sensaciones emocionales, los patrones de conductas inconscientes instalados que acabamos llamando carácter.

El cuerpo es la biblia de nuestra historia, en él están contenido nuestro pasado, el presente y sembrado nuestro futuro. Es en el cuerpo donde se instalan patrones, donde nos encerramos tras las tensiones que mantienen contenidas la expresión, también donde se reflejan los cambios que se producen en el carácter.

Ésta práctica propone ejercicios para flexibilizar el cuerpo, asentar la respiración conscienteme, disolver tensiones musculares crónicas lo que repercute en un aumento de la energía disponible. Cuando, por ejemplo,  ya no tienes que reprimir una emoción, la energía que tenías invertida en no expresarla queda libre, por lo tanto la puedes dirigir hacia otro lugar mas creativo.

Introduce el concepto de espiritualidad vinculando el espíritu con la respiración.

El propósito de la práctica de la Bioenergética es disolver las tensiones musculares, las limitaciones en la respiración y en la auto-expresión; nos conecta con el cuerpo, con sus sensaciones, le devuelve movilidad; aumenta y se libera el flujo de energía por todo el organismo.

Su práctica continuada se traduce en mayor presencia en el aquí y el ahora, mas vitalidad y capacidad para el placer, conectadxs con la alegría de vivir. La conciencia se expande hacia una comprensión mas global.

¿Cómo surge la Bioenergética para MujEres?

Inicié la formación en esta práctica 10 meses después de tener a mi segunda hija. Todos los seminarios presenciales que hicimos coincidieron con mi tiempo de sangrado de cada mes. Había efectos de los ejercicios que notaba en mi cuerpo de los que no hablaba explícitamente la teoría. Efectos directos sobre la percepción y sensaciones en mi útero, como se distendía y relajaba al tomar tierra, como se diluía el dolor al mover las caderas con las rodillas relajadas.

La formación en Bioenergética fue vivencial, todo un proceso terapéutico de conexión conmigo misma, de sanación e integración, donde dejé de experimentar mi cuerpo como una imagen en el espejo y comencé a sentirlo como el espacio en el que se dan todas las experiencias.

Cuando terminó el proceso formativo inicié un grupo mixto donde facilitaba sesiones grupales de bioenergética. Para mi era inevitable focalizar y nombrar los efectos de los ejercicios sobre el cuerpo de una mujer. Así poco a poco con la integracion de los ejercicios que propone la bioenergética con mi propia experiencia como mujer en esta sociedad, mis maternidades, el estudio de textos sobre feminidad consciente y Taoismo, sobre la recuperación del útero y la sexualidad, la formación que tomé como Doula, el encunetro con mujeres hermosas que crean Círculos de Mujeres, la participación en ellos…el impulo, la voluntad y la acción de crear nuevos Circulos, de facilitarlos y de proponer encuentros que nos conecten con el Cuerpo, con su sabiduria, con nuestros ciclos y nuestra capacidad de autorregulación, dan lugar al diseño de un proceso al que llamo Bioenergética para MujEres. 

alegria (2)

En este diseño planteo vivencias para recuperar tu poder y soberania, a través de las sesiones te voy proponiendo “ejercicios” que te lleven a darte cuenta.  Tienen el propósito de que te conectes con tu cuerpo de Mujer,  con tu útero.  Es a la vez preventivo y terapéutico. En las sesiones se combinan la danza, ejercicios físicos, la focalización de la atención, la respiración consciente, la meditación, la visualización creativa, el canto de mantras y el chamanismo con un nuevo abordaje de la dimensión mental a la que ponemos al servicio de la vivencia.  El círculo de la palabra es un eje central de todos los encuentros, cada participante da sentido a lo vivido, integrándolo como experiencia.

En prácticas ancestrales como el Taoismo o el  Chikung el Hara es el centro vital del cuerpo y eje del organismo.  En el cuerpo de mujer coincide con el lugar en el que se localiza nuestros órganos sexuales internos, el Útero y los ovarios.  Este órgano profundo y desconocido porta el poder de gestar vidas humanas, es el centro de creación y fuente de la creatividad, que además de su función reproductiva tiene una función perceptiva y sensitiva pues procesa información energética y relacional sin el filtro del raciocinio. 

En las sesiones de grupo nos encaminamos a recuperar nuestro centro, a enraizarnos en el Ser, conectando con el cuerpo y con sus sensaciones.   Conectar con el útero y relajarlo significa volver a recuperar la pulsión de éste órgano, integrar nuestra ciclicidad es el autoconocimiento que nos permitirá cooperar con cada fase del ciclo.

»

  1. Es curioso!! Cada vez veo mas claro que el campo mórfico nos conecta por grupos semejantes en el sentir. En este caso de mujeres en distintos lugares de España y estoy segura que mucho mas allá.
    Yo estoy impartiendo clases de Biodinámica y danza cosnciente, basada en los mismos principios, la escucha consciente del cuerpo, emociones, y pensamientos. Estoy en Candeleda.Avila. mi nombre es Maria Castejón.
    Ha sido muy grato para mi, saber que hay movimiento en pos de la igualdad, el sentir ese espíritu grande femenino, aprendiendo a utilizar ese otro cerebro creativo y dador de vida, como es el Utero.
    FELICIDADES!!♡♡♡♡♡

    • Gracias Maria!! Los encuentros entre Mujeres proliferan y es maravilloso . Juntas estamos recordando y recuperando nuestro Centro. Tomando responsabilidad pues nadie va a venir a crear un sistema mas justo para nosotras, que nosotras mismas.
      Recuperar el lado femenino de la vida, cuando femenino no es sinónimo de mujer, es recuperar la conexión con la Vida y sus ciclos naturales, los internos y externos…es desplazarnos del control a la cooperación.
      Gracias por tu aportación Maria, somos casi vecinas, yo estoy en Villanueva de la Vera.
      ❤ ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s