Círculos de Mujeres, re-Evolucion femenina.

Estándar

_mg_0895_web

Esta sucediendo una r-EVOLUCION

Amorosa, sexual…cargada de oxitocina

nace de lo más intimo y requiere de una búsqueda personal, de compromiso contigo misma, con tu vida.

Que por íntima, no deja de ser también social y politica.

Esta r-EVOLUCION es Femenina,
Estamos recuperando el lado femenino de la Vida,  nuestros cuerpos y sus fluidos… la sangre y la leche. Reconociéndonos cíclicas y recordando la Sexualidad auténtica, la que incluye  relaciones,  sangrados,  embarazos, infertilidad, abortos, partos, cesáreas, crianzas, menopausia…

Es nuestra Responsabilidad despertar las memorias que guardamos en nuestro vientre. Recuperar la Sabiduría que llevamos en nosotras mismas y la intuición cómo guía.

Éste es el tiempo para que las Mujeres tomemos nuestro lugar y poder personal, volvamos a sentir la Matriz y sus latidos. Tiempo de encender el Caldero Sagrado  ¿Qué cómo se enciende? con tu atención, con la respiración, con ejercicios, con compromisos….bailando, echando raices, fortaleciendo la piernas, los brazos, soltando el cuello…sudando, cantando, gritando, en silencio…con el apoyo del Círculo.

En  Círculo todas somos iguales
nadie está mas alto que nadie
todas las voces tienen su lugar
la UNIDAD contiene la DIVERSIDAD
.

El Círculo de Mujeres es la manera Ancestral de encender el Caldero, en compañia de otras mujeres comprometidas en profundizar y en quitar los velos que nos separan de la vida, juntas, vamos alcanzando el refinamiendo de irradiar.

Aprendiendo de las doulas

Estándar

Ibone Olza se describe como activista por los derechos de los bebés, madres y padres en la primera infancia. Co-fundadora del foro Apoyo Cesáreas y de la Asociación El Parto es Nuesto. Médico psiquiatra dedicada a la salud mental perinatal.
Desde su experiencia y profesionalidad escribe sobre las Doulas.

Ibone Olza

redperinatal Encuentro final de alumnas diciembre 2015

Acompañamiento sin juicio, apoyo emocional, escucha, ayuda práctica en la maternidad, incluso desde antes de la concepción. En momentos que con frecuencia son de crisis vital, de mucha soledad, de batacazo, de ambivalencia o de tristeza. Eso es lo que ofrecen y hacen las doulas.

Hace años que conozco muchas doulas estupendas y algunas son muy buenas amigas mías, igual que tengo muchas amigas matronas maravillosas. Pero desde que en enero comencé a impartir la formación en salud mental perinatal abierta a cualquier persona interesada me he convencido aún más si cabe de la importancia y necesidad de la presencia de las doulas en este país, especialmente para el acompañamiento emocional en embarazo, parto y puerperio y en el duelo. A lo largo de este año y en esta formación en la que han participado matronas, enfermeras, médicas, psicólogas, educadoras, periodistas, trabajadoras sociales etc…

Ver la entrada original 312 palabras más

El Nacimiento y Parto de Elia

Estándar

Este relato bien podría tener otros títulos, cómo “Historia de la conquista de mi parto”, así en plan épico; o también podría ser “Parto Vaginal Después de Cesárea, SI Se Puede”.

Recien nacida

Elia nació el 4 de abril de 2009 a las 8,15 de la mañana, serena, con el ceño algo fruncido y una sonrisa, comenzó a respirar tendida sobre mi vientre .El día 3 cuando iba a por mi hijo mayor al cole sentí un pequeño pinchazo en la parte baja del útero,  a partir de ese momento empecé a tener pequeñas contracciones dolorosas cada 15 min aproximadamente, el dolor duraba muy poco. Con mi primer hijo, Mario, no me puse de parto, me lo indujeron en la semana 41 y acabó en cesárea. Previo al embarazo de Elia y tambien durante, había estando dándole sentido a la vivencia de la cesárea, y cuando se iniciaron las contracciones me repetia cual mantra “no pasa nada, todo normal, mi cuerpo está diseñado para parir”, así me mantenía en la “normalidad”.  No queria ponerle mente… confío en mi cuerpo en su capacidad… seguí con mi rutina de siempre, recogí a Mario del cole, comimos, me eché un rato y al despertar las contracciones eran cada 10 min. Seguí con la actitud de normalidad total,  me fui de paseo con Mario al parque, y volvimos a casa con tres niños mas, amiguit@s de Mario.

Lee el resto de esta entrada

Círculo de Mujeres Embarazadas

Estándar

Un espacio donde nutrirnos de Alegría y Confianza durante la gestación.

mejeresEmbarazada

El Círculo de Mujeres embarazadas no es una preparación al parto. No tenemos que prepararnos porque ya la biología se encargó de eso, lo tiene todo previsto y bien diseñado. Para parir solo hace falta estar embarazada, todo lo demás sucede, por sí mismo…concebir, engendrar, parir y criar. Conocer el proceso, confiar en el cuerpo y en su capacidad nos ayudará a vivir la experiencia con mayor consciencia, con responsabilidad en la toma de decisiones; a permitir que el programa biológico basado en el Amor y el Cuidado Mutuo se despliegue. Lee el resto de esta entrada

¡Vivan las boobies! (7 cosas sorprendentes sobre los pechos)

Estándar

 

Black-Orchid08

 

  • Los pechos son sorprendentes -son hermosos, alimentan a los bebés y tienen inteligencia propia. 
  • Los pechos tienen increíbles beneficios para la salud de la humanidad, el poder de las mujeres y la crianza de las nuevas generaciones. 

Tus pechos se merecen una medalla de honor -además de respeto, cariño y cuidados. 

Pero al mismo tiempo, nuestros pechos están sufriendo de los peligrosos efectos del incremento de las toxinas en nuestro medio ambiente, nuestra alimentación, en el agua y en los sanitarios, así como de los medios de comunicación degradantes, la moda restrictiva y una falta de educación en salud sexual empoderadora para las mujeres. 

Tuve un sueño hace algunas semanas, que iba a una conferencia y los organizadores me pedían subir a un podio a hablar de la salud de los pechos. Dijeron que era vital que más y más gente entendiera y valorara la importancia de cuidar nuestros pechos y mantenerlos saludables, y que, para obtener la atención de los presentes tenía que hablar con el pecho desnudo. Mientras estaba ponderando si me sentiría incómoda o no estando topless ante un público, desperté. 

Lee el resto de esta entrada

Una Epidural llamada Doula

Estándar

“A mí se me dio la vuelta todo. No fue malo, pero sí distinto de como me esperaba. Después tuve que buscarme, encontrarme y hacerme amiga de mí misma otra vez”. Así recuerda Nuria Otero su primer embarazo, que despertó en ella el interés por la que ahora es su profesión. Nuria es una de las cuatro doulas que ejercen en Galicia, cuatro mujeres que acompañan a otras durante el embarazo, el parto y el puerperio dándoles consejo y, sobre todo, apoyo.

Amanda Greavette.

Imagen de Amanda Greavette.

Cuando es necesario, también ayudan a afrontar sentimientos y sensaciones de las que se habla menos o que no están bien vistas socialmente, como la depresión posparto o la ansiedad que provocan los problemas de lactancia. Ante estas dificultades, la respuesta inmediata suele ser tapar los síntomas a golpe de pastillas y leche en polvo. Nuria se pone como ejemplo y confiesa lo importante que fue para ella saber que “no era ni una loca ni una marciana”. “Lo que me pasaba y lo que sentía era normal”, dice.

Las profesionales evitan prácticas innecesarias en el parto

“En el 95% de los casos se necesita sólo una mirada, no la epidural”

En este sentido, la influencia de la doula se nota más a nivel psicológico y emocional. No son matronas, no ayudan físicamente durante el parto ni tienen formación médica, pero Nuria cree que una de sus principales funciones es proporcionar a la mujer toda la información que necesita y ayudarla a preparar un plan de parto. De ese modo, tanto la madre como el bebé pueden evitar procedimientos que, como la episiotomía -una incisión quirúrgica para facilitar la salida del feto-, son innecesarios en la mayoría de los casos, pero se aplican por sistema en España. “Lo último que necesitas cuando estás de parto es discutir con el médico”, señala Nuria.

Alba, una madre coruñesa, trabajó con Nuria cuando nació su hija Irene hace año y medio, en un parto que recuerda como “maravilloso y muy respetado”. Su doula la ayudó a sentirse “amparada, sin tener que estar pendiente de lo que me hacían”. Al comparar su experiencia con la de sus conocidas, considera que, a diferencia de ellas, el proceso estuvo en sus manos: “Cuando sale el tema enseguida reconocen ‘a mí me hicieron esto’ o ‘a mí me hicieron esto otro’. Es un momento delicadísimo en el que permites cosas que luego hacen que te lleves las manos a la cabeza”.

Rosa Neira, que ahora trabaja en Santiago, acabó siendo doula después de resistirse a sus médicos. En su último mes de embarazo, se movió durante una prueba y provocó un fallo en el monitor. En el hospital querían practicarle una cesárea de inmediato y, por mucho que se explicase, la ignoraban. Al final se salió con la suya y tuvo a su hija en aguas valencianas, en el hospital Acuario. En 1994 empezó a formarse “oficialmente” en Barcelona: Cataluña es la comunidad autónoma en la que la figura de la doula está más arraigada.

Y es que, aunque lo parezca, el término doula no es gallego, sino griego, y la ocupación a la que da nombre está extendida por toda Europa y Estados Unidos, en mayor o menor medida dependiendo del país. Pese al deseo de aumentar el número de profesionales, consolidar este tipo de redes de apoyo entre mujeres parece complicado a corto plazo, ya que en general la figura de la doula no está institucionalizada y no existe una formación que se pueda considerar oficial.

Hoy por hoy hay oficialmente 65 doulas en España. Aunque, según Rosa, hay muchas personas que lo son sin saberlo, entre ellas las que colaboran con grupos de apoyo a la lactancia como Mámoa. Luzía Titán, doula en el área de Vigo y Pontevedra, coincide con ella y añade que la etiqueta de doula hace referencia a una faceta humana, no a una profesión. Asumir ese papel está “en nuestra naturaleza y en la naturaleza en general. En los partos de mamíferos es frecuente que haya una hembra al lado de la que pare”, explica. Ella misma empezó a actuar como doula casi por casualidad, a petición de una chica a la que daba clases de yoga. Pasaría un tiempo hasta que descubrió que lo que hacía tenía un nombre.

Tras ese primer parto, reconoce que al principio tenía que pedir a las embarazadas que le dejasen acompañarlas, pero garantiza que ahora tiene mucha demanda. Las mujeres que se acercan a ella lo hacen no tanto con dudas y temores, sino buscando “algo más”, dice Luzía. Muchas recurren a ellas al quedarse embarazadas después de un mal primer parto, y Luzía cree que la mayoría “tendrían a su segundo hijo en casa si contasen con los medios, pero la Seguridad Social no está por la labor”.

Para ella, ser doula supone convertirse en “un pilar emocional que no se involucra emocionalmente” y cuya labor consiste en dar a las madres “lo que piden, no lo que creemos que necesitan”. El 95% de las veces, asegura, lo que requieren es “sólo una mirada, no la epidural”.

Este artículo fue publicado el 27 de Noviembre de 2009 en el diario El País.  Escrito por Fani Losada.

http://elpais.com/diario/2009/11/27/galicia/1259320709_850215.html

 

Matronas, Doulas y Brujas

Estándar

El nacimiento sigue siendo en nuestra cultura, tan presuntamente racional y organizada, un espacio de luchas de poder y competencia entre diversos actores. Hace años planteé un proyecto académico de investigación antropológica sobre la figura de las doulas y su irrupción en este escenario complejo. El estudio se formuló pero no llegó a realizarse; sin embargo, parece cada vez más necesario aportar una reflexión sobre este tema. quemaBrujas

Las matronas, que en las últimas décadas han trabajado duramente por el reconocimiento de su espacio profesional, miran en ocasiones con suspicacia a las doulas como competidoras advenedizas.

Hay en todo esto un problema de límites.

Lo específico de las doulas es ser “mujeres de servicio”orientadas al apoyo práctico, con lucidez emocional y sentido común, de las madres y sus familias en el tiempo perinatal. A pesar del acotamiento de las funciones propias de una doula, constatamos que algunas mujeres con una formación escasa y una ignorancia temeraria sobre los propios límites se han investido al amparo de la denominación doula de una autoridad arrogante, recordando no ya la figura de la mujer de confianza sino la de sacerdotisas de un poder femenino plenipotenciario, conocedoras místicas de arcanos ocultos al común de las mujeres, los profesionales y las instituciones sanitarias, vendedoras de humo al precio de verdadera mirra… Brujas así de malvadas, afortunadamente hay pocas, pero haberlas haylas. Esto genera disfunciones en la atención a las familias y malestar entre aquellas otras doulas y asociaciones de doulas cuyo trabajo se ajusta a los ámbitos en los que son competentes desde códigos éticos bien planteados.

Lee el resto de esta entrada